Filosofía

   Nuestra Filosofía

La Iglesia de Dios, a través de sus agencias educacionales, establece como premisa fundamental la fe en Dios como la fuente de toda verdad y el fin de todo conocimiento. Reconoce la Biblia como la revelación primaria de Dios, y supeditada a su autoridad, la revelación natural. Confiesa a Jesucristo como el Hijo de Dios y el mejor ejemplo de vida humana; y al Espíritu Santo como el que guía a toda verdad.

La Iglesia ve al ser humano como racional, moral y espiritual; creado a la imagen de Dios y responsable ante Él por su conducta. Reconoce que la imagen de Dios en el ser humano está manchada por el pecado. Acepta que Dios ha provisto restauración a través de su Hijo Jesucristo y por la obra del Espíritu Santo. Afirma que aquellos que han experimentado la gracia salvadora de Dios tienen la responsabilidad de seguir a Jesús como discípulos y darlo a conocer a otros.

La Iglesia de Dios confía en su Declaración de Fe como el fundamento teológico para todos sus esfuerzos educacionales. Concibe la educación como un proceso continuo de crecimiento y desarrollo en la verdad, que ayuda al estudiante a ser consciente de la revelación de Dios en su Palabra y su creación; a desarrollarse mental y espiritualmente, relacionarse significativamente con otros y gozar de su ocupación.

La meta de la educación es formar a un individuo maduro, rectamente relacionado con Dios, consigo mismo y con los demás, mediante la guía de maestros que faciliten la experiencia del aprendizaje y modelen una vida genuinamente cristiana.